La edad es motivo para dejar de conducir

30 agosto, 2017

 

 

 

 

 

 

Aunque muchas veces no queramos reconocerlo la edad conlleva unas limitaciones de las que debemos hacernos a la idea, igual que no se pueden hacer ciertas cosas como cuando se es joven menos se pueden hacer cuando se llega a viejo, una de ellas es conducir y a pesar de que muchos no se hacen a la idea, deben tener claro que los reflejos con la edad no son los mismos y se pueden llegar a provocar accidentes innecesarios. En mi caso tenemos a mi abuelo, lleva conduciendo toda su vida, y no logramos hacerle ver que un octogenario ya no puede conducir como lo hacía antes, son muchas las veces que vamos con el alma en vilo porque aunque se lo digamos miles de veces no se acaba de enterar que llevamos miedo y que no queremos que conduzca más. Pero claro con ese carácter que lo caracteriza cualquiera se pone en su contra no nos queda más que subir y rezar todas las oraciones de golpe que sepamos en ese momento.

No es que conduzca mal de hecho ya os digo que lleva toda la vida es que la edad impide que se realicen ciertos movimientos con la misma facilidad que cuando se es joven, por lo menos esos reflejos de los que os hablaba que desde luego no son los mismos. El primer paso para que esto no suceda es quitarle el coche para siempre y aunque sabemos que le va a costar una enfermedad sabemos que evitaremos seguro un accidente, es por eso que haciendo clic aquí nos hemos dado cuenta que podemos llevar el coche y que le den de baja, intentaremos dársela de manera temporal por si se pone muy tonto que podamos recuperarlo cuanto antes. De momento nos hemos preparado una historia en la que le vamos a contar que el coche no funciona bien, que lo ha visto un mecánico y nos ha dicho que ya tiene mucho tiempo y que no merece la pena invertir en un coche con tanto tiempo, que es una pérdida de dinero en general. Solo espero que se lo trague y que no se disguste mucho, pero seguro es mucho menos que si a él le pasara algo mientras conduce, no nos lo íbamos a perdonar nunca, el no haber puesto remedio mucho antes de que sucediera sin más.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.