Cómo cuidar la piel quemada por el sol

12 octubre, 2019

Si eres como la mayoría de las personas, probablemente has experimentado una quemadura solar al menos una vez en tu vida. Solo una quemadura solar (incluso si ocurre en la infancia) puede aumentar el riesgo de repercusiones a largo plazo, incluido el cáncer de piel.

Por ello, las quemaduras solares son hechos que se deben tomar en serio. Cuando decimos quemadura solar no solo significa los signos clásicos de una quemadura solar severa como la piel de color rojo intenso. Incluso la piel que se vuelve ligeramente rosada significa que está experimentando una quemadura solar.

La mejor manera de lidiar con posibles quemaduras solares es, por supuesto, no obtener una en primer lugar. Para ello, es importante aplicar generosamente un protector solar de amplio espectro con un SPF 30 o superior todos los días, llueva o truene, en áreas de su piel que puedan estar expuestas a la luz solar.

Además, también es importante tomar otra serie de medidas preventivas como usar un sombrero y ropa que bloquee SPF para ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer.

Por supuesto, a veces, si estás fuera por más tiempo de lo anticipado y te has olvidado de volver a aplicar el protector solar, no se ha aplicado un FPS lo suficientemente alto o no se ha aplicado suficiente protector solar en primer lugar puede terminar con una quemadura solar. Aunque eso no es lo ideal hay pasos que se pueden seguir para reducir el impacto en su piel.

Qué hacer si te quemas

 

Primero, es importante buscar los signos de quemaduras solares. La primera y más obvia es que la piel cambia de color en un rango que puede ir de un rosado a un rojo intenso y puede calentarse al tacto. Es fundamental seguir los siguientes pasos lo más rápido posible:

 

  1. Retirarse de la luz solar directa de inmediato; idealmente, es mejor cubrirse en algún lugar tapado o en un área completamente sombreada. También hay que beber muchos líquidos hidratantes para evitar la deshidratación.

 

  1. Calma la piel durante unas horas con compresas frías y húmedas o una bolsa de hielo envuelta en una toalla (nunca se debe poner el hielo directamente sobre la piel). Esto ayudará a extraer el calor de la piel y a disminuir el enrojecimiento.

 

  1. Aplicar cuidadosamente una loción, tónico o suero fino, casi acuoso, lleno de una amplia gama de ingredientes reparadores y calmantes en la piel afectada. A menudo verás que el aloe vera se recomienda como una solución para “arreglarlo todo”, pero tu piel necesita una mezcla más robusta de ingredientes para mejorar rápidamente.

 

  1. Evitar el contacto directo con la luz solar a medida que la piel mejora teniendo cuidado de usar ropa ligera, pero con protección SPF que bloquee la luz solar.
  2. Usa un protector solar con clasificación SPF 30 o superior para evitar cualquier daño solar adicional.

¿Qué no debes hacer?

 

Además de lo que se debe hacer para ayudar a la piel después de una quemadura solar, hay algunas cosas que no se deben realizar para garantizar que la piel se regenere de la mejor manera posible:

 

  1. No colocar hielo directamente sobre la piel. El frío extremo puede hacer que la piel se agrave y empeore el daño.

 

  1. No usar cremas que tengan fragancias o los llamados ingredientes “refrescantes” como el mentol. Pueden hacer que la piel se inflame más de lo que ya está con las quemaduras solares.

 

  1. No aplicar bálsamos, cremas o mantequillas espesas y oclusivas sobre la piel. Estos productos atrapan el calor en la piel aumentando el daño.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.