La luteína podría beneficiar a la salud cognitiva

31 agosto, 2020

El consumo a largo plazo de luteína puede mejorar las funciones cognitivas, según una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios. En cambio, los científicos a cargo del estudio confirmaron que los beneficios potenciales de la astaxantina son menos claros.

 

Los resultados apuntan que 10 mg al día del carotenoide luteína durante doce meses se asocia con mejoras en la memoria episódica visual y verbal, inhibición y atención.

 

El caso de la astaxantina

 

Los autores, miembros de Universidad de Tohoku (Japón), también estudiaron los posibles beneficios de la astaxantina para el rendimiento de la memoria. Estos científicos no pudieron llegar a una conclusión firme debido al pequeño número de estudios que lograron cerrar.

 

“Los efectos positivos de estos carotenoides en las funciones cognitivas se determinaron sobre la base de la suplementación en lugar de los consumos diarios normales”, escribieron los autores. En este sentido, el equipo nipón añadió que “estos resultados indican que no es fácil tomar suficiente luteína y astaxantina para afectar las funciones cognitivas del consumo diario. La suplementación de estos compuestos condujo a mejoras de las funciones cognitivas en el ECA (Enzima Convertidora de Angiotensina)”.

 

Luteína y salud cerebral

 

La relación entre la luteína y la salud ocular fue descubierta por primera vez en 1994 por la Dra. Johanna Seddon y sus compañeros de trabajo en la Universidad de Harvard. Este equipo fue el encargado de encontrar una relación entre la ingesta de alimentos ricos en carotenoides, particularmente vegetales de hoja verde oscuro como las espinacas, y una reducción significativa en la degeneración macular relacionada con la edad.

 

Numerosos estudios con datos de primates, niños, personas de mediana edad y ancianos ahora respaldan la importancia de la luteína en la salud del cerebro. No es un dato que haya sorprendido a los expertos en el área, ya que la vista (o los ojos) y el cerebro están conectados.

 

Concretamente, hallazgos recientes de estudios de tejido cerebral pediátrico han demostrado que aproximadamente el 60% de los carotenoides totales en el tejido cerebral pediátrico es luteína. Sin embargo, los datos de NHANES muestran que la luteína es solo alrededor del 12% de los carotenoides en las dietas, por lo que hay una preferencia por la luteína en el cerebro.

 

Otro de los estudios más destacados en el campo demuestra que los niveles sanguíneos más altos de luteína y zeaxantina pueden estar asociados con una mejor cognición, memoria y función ejecutiva. Así lo escribieron los científicos de Queens University Belfast (Irlanda del Norte) y el Macular Pigment Research Group en el Instituto de Tecnología de Waterford (Irlanda) en el año 2017.

 

Declaraciones y conclusiones

 

Volviendo a la nueva revisión llevada a cabo en Japón, esta incluyó cinco estudios de luteína y dos más sobre la astaxantina. En el caso de la primera, se ha relacionado con mejoras en la memoria episódica visual, verbal, inhibición y atención, en comparación con el grupo de placebo. Por el contrario, “no se informaron beneficios para la memoria de trabajo, razonamiento o el cambio y la velocidad de procesamiento”, según los científicos.

 

Esto significa que el consumo de luteína puede tener un efecto positivo sobre las funciones cognitivas en adultos sanos. “La luteína y sus isómeros pueden cruzar la barrera hematoencefálica (BBB). Por lo tanto, sus funciones antioxidantes y antiinflamatorias actuarían directamente en el cerebro humano”, han declarado los autores. En particular, la luteína se distribuye selectivamente en la corteza frontal, la corteza visual y el hipocampo. “El nivel de concentración de luteína y sus isómeros en la corteza prefrontal fue mayor que en otras regiones”, apuntaron.

 

Según las declaraciones de los investigadores japoneses, el lóbulo temporal medial, que incluía el hipocampo y el parahippocampus, tiene un papel importante para las funciones de memoria. Por lo que “estos resultados sugieren que la luteína y su isómero afectarían la memoria y las regiones cerebrales relacionadas con la inhibición”.

 

Referencias

 

Nouchi R, Suiko T, Kimura E, et al. Effects of Lutein and Astaxanthin Intake on the Improvement of Cognitive Functions among Healthy Adults: A Systematic Review of Randomized Controlled Trials. Nutrients. 2020;12(3):617.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.